VERGÜENZA Y ABANDONO EN LA LAGUNA: EL CASO DE AICHA Y SU HIJO.

Llega a la Plataforma por la Dignidad el caso de Aicha y su hijo, una madre originaria de Marruecos que está en Canarias desde que era una niña, y que en circunstancias muy duras debe abandonar las Islas con su hijo menor con síndrome de down hace unos años, huyendo de una situación de maltrato que podía llevarla a la muerte. Así pasa varios años, entre Madrid y Ciudad Real, viendo como su hijo crece integrado en el colegio y en otras actividades a las que acude, hasta que un día decide volver a la que considera su tierra y se instala en el municipio de La Laguna, en una situación económica bastante precaria. 

Aicha y su hijo cuando llegaron en barco a la isla.

Tras más de un año sufriendo abandono y maltrato institucional a todos los niveles, Aicha y su hijo acuden a la plataforma a solicitarnos ayuda, y lo que nos encontramos es una situación que no puede más que avergonzarnos como sociedad. 

En los Servicios Sociales de La Laguna, primero debe esperar a que pasen 6 meses desde su empadronamiento, según la normativa. Cuando al fin puede recibir ayudas sociales, Aicha y su hijo son derivados a una ONG caritativa para madres en exclusión, un recurso que debe abandonar obligada, después de sufrir ella y su hijo diferentes situaciones de discriminación, trasladándose a vivir a una casa de alquiler en el mismo municipio de La Laguna. En esta casa viven desde hace un tiempo, sin agua y sin corriente eléctrica por incumplimientos del propietario de la vivienda. Como no tiene forma de que le conecten la luz Aicha compra un generador y consigue electricidad, dejándose buena parte de sus pocos recursos económicos en gasolina. Para conectar el agua le piden en Teideagua un informe de los Servicios Sociales, pero los Servicios Sociales se niegan a emitir ese informe, y Aicha se ve obligada a acudir al monte con su coche lleno de garrafas de plástico para poder tener agua en casa. 

Fuente de agua en el monte, a donde tiene que acudir Aicha a por agua.

En cuanto a la integración de su hijo, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ratificada por España en 2008 obliga en su artículo 24 a los estados firmantes a:  “garantizar el derecho de las personas con discapacidad a la educación, que no queden excluidas del sistema general de educación por motivos de discapacidad, y que puedan acceder a una educación primaria y secundaria inclusiva, de calidad y gratuita, en igualdad de condiciones con las demás, en la comunidad en que vivan”.

El sistema educativo español tiene estas competencias transferidas a las Comunidades Autónomas, y en Castilla-La Mancha por ejemplo, donde el hijo de Aicha estuvo muy bien integrado, en la Ley 7/2014, de 13 de noviembre, de Garantía de los Derechos de las Personas con Discapacidad en Castilla-La Mancha, sección 2ª, artículo 15.1, se expone que “la Consejería competente en materia educativa garantizará a los alumnos con discapacidad una educación inclusiva de calidad que posibilite lograr su máximo desarrollo personal, intelectual, social y emocional”

Aicha interviene en el acto contra la violencia de género del día 25 en La Laguna, y se echa a llorar superada por la emoción.

En Canarias también tenemos normativa que recoge este derecho a la integración escolar de los alumnos con discapacidad, pero desde que llegaron el hijo de Aicha ha estado apartado del resto de la clase en su colegio de La Laguna, en algo que se llama “Aulas Enclave”, con algunos niños más con situaciones parecidas, sin un programa curricular adecuado, viendo pasar el tiempo retrocediendo en su desarrollo y adaptación a la vida. 

En este tiempo, Aicha ha pedido en el colegio un cambio en la situación de su hijo, ha pedido un cambio de centro a otro con mejores condiciones, y ha escrito a la Consejería para denunciar la discriminación que sufre su hijo, sin encontrar hasta la fecha respuesta satisfactoria alguna. En estos días hemos sabido que esta situación de discriminación la sufren también otras madres con hijos con discapacidad.

Pero no quedan ahí las discriminaciones de Aicha, pues ella en su afán por dar a su hijo la mejor educación posible, en su estancia en Ciudad Real lo tuvo dando clases de música en la Escuela Municipal, sin ningún problema, resultando ser muy positivas en su desarrollo. Cuando Aicha acude a la Escuela de Música de La Laguna, se encuentra con la negativa a matricular a su hijo, por no disponer el centro de profesores que puedan atender las necesidades especiales de su hijo.   

En los días que llevamos intentando ayudar a Aicha y a su hijo, hemos contactado con el Ayuntamiento por la vía de su Alcalde, al que hemos informado, hemos llevado a Aicha a un programa de televisión, nos hemos puesto en contacto con la Escuela de Música, hemos hablado con una ONG importante que trabaja en toda España por la inclusión de personas con discapacidad, no encontrando hasta el momento implicación o ayuda alguna de ninguna de estas entidades. Aicha nos cuenta que su hijo ha retrocedido bastante en su desarrollo desde que está en La Laguna, debido a los abandonos educativos que sufre por el lamentable nivel del sistema educativo canario. 

Así las cosas, la única ayuda que hasta la fecha está recibiendo Aicha viene de gente de la calle, de amigos, de personas solidarias que se han enterado de su situación y le buscan ropa y otros enseres del hogar que necesita, que la asesoran jurídicamente, que están buscando la forma de conectarle la luz a través de la red eléctrica, que se ofrecen a hacer reformas, y que la apoyan anímicamente en estos momentos tan duros. 

Solidaridad ciudadana frente a la vergüenza y el abandono de instituciones públicas y otras entidades. Esto es lo que pasa en Canarias. En los próximos días seguiremos tocando puertas, presentando escritos, intentando que desde nuestras Administraciones pongan un poco de responsabilidad para con Aicha y su hijo, para ayudarlos a mejorar su actual situación. 

Dada la gravedad de lo que contamos, rogamos se hagan eco de esta información y puedan darle difusión. 

Para cualquier aclaración o ayuda, para contactar con la familia, pueden llamar al 669447122.

Un 26 de noviembre, Plataforma por la Dignidad. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s