La historia de Alberto, sin hogar enfermo de cáncer

419457

Nos vemos obligados a emitir este comunicado público, tras el impacto que ha supuesto la publicación en una red social de una foto de un señor sin hogar con un mensaje adjunto que avisaba de que un señor sin hogar de nombre Alberto estaba enfermo de cáncer en avanzado estado y le había sido negado el ingreso en el hospital, en Santa Cruz de Tenerife, en repetidas ocasiones. 

Aclaramos el asunto después de que la noticia corriera como la pólvora, fuera hasta casi 800 veces compartida la foto en facebook y nos llegaran avisos y ofrecimientos de ayuda desinteresada de mucha gente, incluidos medios de comunicación que querían denunciar el caso. 

Y lo que ocurrió fue lo siguiente: 

Un compañero de la Plataforma se encontró el pasado jueves día 30 de mayo, a eso del mediodía, a un señor sin hogar próximo a los 50 años al que conocía de antiguo, en una plaza de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. El compañero lo vio tan mal, con un hilo de voz, muy flaco y desmejorado, que no pudo más que pararse a hablar con él y ver cómo podía ayudarlo. 

El señor le explicó su situación, le dijo que tenía cáncer de estómago en avanzado estado, que apenas podía comer nada precisamente por eso, y que había pasado mucho frío la noche anterior durmiendo al raso. También le contó que en el Hospital no lo atendían más allá de urgencias, y como lo suyo no era de urgencias lo habían acabado echando de allí de malas maneras. 

Ante este panorama, el compañero en seguida pensó en movilizar a la Plataforma, como habíamos hecho otras veces con notable éxito, para ingresar al señor con nuestra ayuda en el Hospital donde pudiera ser atendido y en su caso derivado a algún otro centro, en cualquier lugar menos en la calle estando como estaba. Así, Juan Carlos, acudió un instante a un locutorio a contactar con otro miembro de la Plataforma para empezar a mover el asunto. 

Y eso fue lo que hicimos, la idea era llevar al señor sin techo al Hospital acompañado por nosotros y una vez allí empezar a hacer gestiones con el mismo Hospital y con quien hiciera falta, para que al señor lo atendieran cómo merecía. 

Es entonces cuando decido (Eloy) subir un post con una foto a mi perfil de la red social facebook y a varios grupos más, entre ellos el de la Plataforma, dando cuenta de la situación del señor sin hogar, al que llamo Alberto aunque no se llama Alberto, pidiendo colaboración y difusión. Para ello tomé una foto publicada hace casi tres años en un periódico de Madrid, donde se veía a un señor sin hogar sentado en el suelo con la mirada perdida en un aspecto nada bueno, y le añadí el siguiente texto:   

SOS por ALBERTO, ENFERMO DE CÁNCER 

Alberto es un señor sin techo que duerme bajo un árbol en un parque de Santa Cruz, tiene cáncer de estómago avanzado con muchos dolores, está muy delgado y anoche lo pasó muy mal con el frío.
En el hospital no hay forma de que lo atiendan porque es “pobre”, cada vez que va lo echan al instante. Ahora un compañero de la Plataforma está con él y va a volver a ir al Hospital. Os informo porque vamos a tener que mover toda nuestra fuerza solidaria para darle a Alberto una oportunidad de vivir, o de morir, con la dignidad que todo ser humano merece, también aquí en Canarias (con nada que celebrar).
Cualquier contacto, cualquier idea, no duden en comentarla… 

Hasta aquí todo bien, ya que se informaba de la situación del señor guardando la privacidad de su imagen y su nombre verdadero, y empezamos a mover el asunto. El problema viene cuando el compañero Juan Carlos vuelve de hablar por teléfono a donde estaba el señor y para su sorpresa éste ya se había marchado. 

Por más que lo estuvimos buscando toda la tarde del jueves, por las calles, en hogares de personas sin hogar de la ciudad, en los hospitales, no estaba por ningún lado. Tampoco lo encontramos el viernes y hasta hoy seguimos sin saber nada de él. 

Pero a la par, la foto con el mensaje en facebook empezó a circular, y empezó a llegar gente con ganas de ayudar, con propuestas de campañas de envío masivo de cartas, con donaciones, y así ha seguido la cosa hasta ahora mismo, con una indignación creciente ante una situación que es real como la vida misma y que aquí, en Tenerife, se repite con demasiada frecuencia, por desgracia, gracias a la reforma sanitaria que introdujo en 2012 el Gobierno de Rajoy, que deja sin cobertura médica hospitalaria a algunos grupos humanos desfavorecidos, entre ellos a las personas sin hogar que no han trabajado ni cotizado ni tienen familia que pueda asumir su tarjeta. Tampoco el Gobierno de Canarias ha hecho gran cosa por mejorar estas situaciones, y en Tenerife los hospitales están al borde del colapso. Con todo esto, por mucho que algunos se negaran a creer lo que leían en la red social, así están las cosas para mucha gente.

Y así están las cosas a día de hoy, sin saber donde está ni qué le ha podido pasar al señor sin hogar enfermo al que se encontró Juan Carlos el pasado jueves, temiendo que pudiera haberle pasado algo. 

¿Qué podemos hacer? 

Pues, podemos seguir buscando a este señor para ver si podemos ayudarlo, de cuarenta y largos años, 1,80 de altura, delgado, melena castaña por el cuello, barba con canas, chaqueta azul, se le vio por última vez en las inmediaciones de la Plaza del Príncipe en Santa Cruz de Tenerife. 

Y también dar las gracias a todos los que se han ofrecido de una u otra manera a colaborar, a denunciar o a ayudar a Alberto. Está claro que una imagen vale más que mil palabras, y también parece claro que la sociedad tinerfeña sigue demostrando estar muy por encima de sus gobernantes en responsabilidad y solidaridad.  

Un 2 de junio de 2013, desde la Plataforma por la Dignidad. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La historia de Alberto, sin hogar enfermo de cáncer

  1. HOLA:
    Como ciudadana espanyola, hija, nieta y viznieta de pontevedreses, por sangre y derecho,
    comunico publicamente mi verguenza e indignacion por ESTA ESPANYA de Rajoy
    que divide en clses muy demarcadas y con vision de diezmar toda persona productivacomo

  2. Leticia González dijo:

    Me gustaría matizar una cosa, hablo desde mi experiencia en el Hospital Universitario de Canarias. No lo atienden por que no tiene recursos, en mi caso mi madre había cotizado más de treinta años y disponía de recursos, pero no le dieron una muerte digna por que era fin de semana y el servicio del tórax sólo está operativo de Lunes a Viernes. Tenemos recursos, pero dependemos de buenas o malas decisiones del médico adjunto de turno. ¿quien es más culpable el equipo directivo que pone a una persona no preparada para tomar decisiones en un enfermo terminal o el personaje en cuestión que pierde las formas al pedir su familia la sedación? ¿Sedar es igual a eutanasia? Por que se me machacó que la eutanasia no estaba permitida en España, y sólo pedía una muerte digna. Desde el mismo centro se me pide que denuncie la situación y yo lanzo una y otra vez mi reflexión ¿Fue necesario tanto dolor, tanto sufrimiento? Lamentablemente mi madre ingresó un jueves y murió el lunes, habiendo salido días antes del ingreso para casa con morfina como tratamiento. Que pena de sanidad, y por favor ni se les ocurra enfermar un fin de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s