Hecha a andar la Plataforma por la Dignidad

Heredera de la “Plataforma por la Dignidad de las Personas sin Hogar”, el martes 15 de enero en Casa Taucho ha comenzado su andadura la Plataforma por la Dignidad.

Con muchos de los mismos componentes y otros nuevos, con casi la misma filosofía que en el grupo primigenio, con algunos cambios y reformulaciones necesarias, celebramos Asamblea Constituyente entre casi una veintena de personas, donde se aprobó un protocolo de funcionamiento y se plantearon algunas acciones, unas que ya venían de atrás y otras nuevas, todas por asuntos graves de los que iremos informando a medida que vayan tomando cuerpo definitivo.

Lo primero, una reunión mañana jueves a las 8.30 de la mañana en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, donde el Alcalde y la Concejala de AASS han citado a las familias del Pancho Camurria para estudiar su oferta y buscar una solución a sus problemas de vivienda. Esperamos que el señor Alcalde nos deje asistir también a la reunión a los miembros de la Plataforma, tal cómo quieren las familias del Pancho Camurria.

logo plataforma

A continuación reproducimos el protocolo de funcionamiento interno que se aprobó, un texto que deja bien clara la filosofía del grupo y da muchas pistas de por dónde vamos a ir en esta nueva andadura, que esperamos sea larga y fructífera.

Plataforma por la Dignidad.

Protocolo de funcionamiento interno.

1.- La PLATAFORMA POR LA DIGNIDAD se constituye en enero de 2013, como heredera del trabajo realizado por el ya extinto colectivo de similar nombre conocido como “Plataforma por la Dignidad de las Personas sin Hogar”, obligados a evolucionar hacia un nuevo grupo de trabajo que defienda además de a las personas sin hogar a las muchas familias con hogar que ven menoscabada su dignidad cuando no pueden acceder a una vivienda, a una sanidad, a una educación o a una alimentación digna, en el contexto de una crisis provocada que amenaza con acabar con lo poco que queda de democracia.

2.- Teniendo siempre como referente la defensa de la dignidad de las personas, la actividad de la Plataforma se encuadra preferentemente en tres áreas o líneas de trabajo bien diferenciadas, a saber:
– La denuncia social, denuncia pública, en los medios, en la calle y ante tantas Instituciones y Administraciones como se estime oportuno. Es esta la herramienta más importante del colectivo, convencidos de que a través de ella se visualizan las injusticias y se mueve a nuestras instituciones y a la sociedad misma para minimizarlas.

– La solidaridad para con los más desfavorecidos, sin hogar y con hogar, es cuestión también importante para la Plataforma, especialmente ahora, en unos tiempos tan duros y complicados como los que estamos viviendo. Si bien la Plataforma no es una ONG ni pretende convertirse en eso, y tampoco quiere sustituir u tomar las funciones que por Ley corresponden a los Servicios Sociales de nuestras Administraciones, entendiendo que la pobreza y las indignidades que sufre buena parte de la población canaria son en gran medida una cuestión de reparto desigual de la riqueza, algo que podría ser paliado si existiera voluntad política para hacerlo, habiendo como hay a nuestro juicio recursos más que suficientes. Teniendo claro este punto, la Plataforma actuará para socorrer a las familias intentando hacer de puente entre ellas y la Administraciones, cuando nuestras Administraciones no respondan, siempre en la medida de nuestras limitadas posibilidades.

– Solidaridad y denuncia se complementan con el desarrollo y la promoción de proyectos y otras propuestas tendentes a mejorar algunos ámbitos de la vida pública en beneficio de la sociedad.

3.- Las personas que integran la Plataforma entendemos que cualquier cambio a gran escala en nuestra sociedad pasa ineludiblemente por la unión de fuerzas y la suma de voluntades. Por tal motivo, en cualquiera de las tres líneas de trabajo apuntadas estaremos abiertos a la participación de otros colectivos afines, y a la inversa, siempre que sea posible apoyaremos y trabajaremos por iniciativas de otros grupos.

4.- Al ser la Plataforma un colectivo compuesto por voluntarios y voluntarias sin remuneración alguna, la actividad de la misma en las tres líneas de trabajo apuntadas dependerá siempre de la disponibilidad de tiempo, de medios y sobre todo de personas que exista en cada momento en el grupo.

5.- La Plataforma no contempla, de entrada, la posibilidad de constituirse en asociación legalmente formalizada, puesto que no aspira a recibir subvención alguna ni quiere entrar en la burocracia de un sistema que estamos denunciando como intrínsecamente injusto. Cuando para alguna iniciativa sea necesario contar con este formalismo se intentará contar con la colaboración de asociaciones amigas que sí estén constituidas legalmente.

6.- Para formar parte de la Plataforma no es necesario firmar carnet o pasar prueba alguna, basta con mostrar interés y disposición por participar, entender y compartir la filosofía del grupo y acudir a al menos una reunión presencial. A partir de ahí cada integrante se implica en la medida en la que puede y quiere, sin más obligación que la que cada cual haya comprometido con sus compañeros y con la sociedad misma. En todo lo que concierne a la Plataforma, sus integrantes mantendrán siempre presente el espíritu que nos mueve, que no es otro que la solidaridad y la lucha por la justicia social. Esta flujo de solidaridad se entiende no sólo desde la Plataforma hacia fuera, también de manera recíproca entre las personas que la integran, una solidaridad que implica comprensión y respeto mutuo como base de nuestras relaciones.

7.- No existen cargos en la Plataforma. No hay presidente, ni vicepresidente, ni director, ni vocales, ni secretario, ni tesorero, sólo existen de entrada las portavocías. El portavoz o portavoces serán designados por el grupo en las asambleas, pudiendo éstos ser rotatorios. Si surgiera la necesidad de designar alguna función específica entre las personas que integran la Plataforma, dicha decisión será llevada a una asamblea donde deberá ser refrendada por la mayoría del colectivo.

8.- En la comunicación y la toma de decisiones se primará siempre el contacto directo y las reuniones y asambleas presenciales. En su defecto se usará el correo electrónico, el teléfono o la red social facebook. No se usará el correo electrónico o la red social para dirimir controversias o discusiones -algo que por experiencia se ha demostrado muy dañino-, quedando estas cuestiones emplazadas a resolver en persona en las asambleas.

9.- Cualquier acción o iniciativa que se vaya a hacer desde y en nombre de la Plataforma deberá contar con el consenso de todas las personas reunidas en la asamblea en la que se haya de tratar el asunto. Si no fuera posible llegar a ese consenso, deberá la iniciativa contar con el apoyo mínimo del 75% de los asistentes a la asamblea.

10.- Cuando haya que enfrentar un asunto que por su urgencia no pueda ser validado por el procedimiento anterior, dicha cuestión deberá ser al menos conocida, validada, coordinada y seguida como mínimo por cuatro integrantes de la Plataforma. Las actuaciones desarrolladas por esta vía de urgencia deberán ser puestas en conocimiento del resto de la Plataforma a la mayor brevedad posible a través del correo electrónico, a la espera de ampliarlo en la próxima asamblea.

11.- La Plataforma no contempla cuadro alguno de sanciones entre sus integrantes, puesto que su funcionamiento se basa en la confianza, el respeto, la cordialidad, la empatía y esa solidaridad a la que se hace mención en el punto 6 de este protocolo. En caso de que alguien repita de manera notoria comportamientos u acciones contrarios a este protocolo, serán las propias personas que componen la Plataforma las que decidirán en asamblea la manera más sensata de solucionar el problema.

12.- Los 11 puntos previos y este 12º conforman el protocolo de funcionamiento inicial que nos marcamos en la Plataforma, pero en ningún caso suponen un dogma inamovible. Así, la asamblea resolverá cualquier contingencia que pudiera surgir y no se halle contemplada en este texto, ampliando o modificando las funciones y los cometidos de nuestro grupo.

Aprobado por unanimidad un 15 de enero de 2013, en Santa Cruz de Tenerife.

Un 16 de enero de 2012, desde la Plataforma por la Dignidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s