Comida pagada por la UE acaba en la basura, ¿qué tienen que decir los responsables?: no quieren saberlo, no contestan.

Tal cómo habíamos anunciado, hoy estuvimos varios miembros de la Plataforma en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, en la Subdelegación del Gobierno, y también en el Parlamento de Canarias, aunque no lo habíamos anunciado. Registramos dos escritos en los tres sitios y los presentamos a los cuatro grupos del Parlamento de Canarias.

Dos escritos que son sólo la punta del iceberg de lo que llevamos ya tiempo probando y denunciando, sin que nadie nos quiera hacer caso. Ahora más evidente que nunca, cuando hace unos días veíamos en prensa cómo se tiraba a la basura comida pagada por Europa para las familias necesitadas de Tenerife, y hoy mismo leemos en prensa a la propia Consejera de Asuntos Sociales del Cabildo, Cristina Valido, afirmando que efectivamente hay picaresca y que el Banco de Alimentos no tiene ni inspectores ni controladores para evitarlo, pero no pasa nada. Y aún peor, porque también sale en ese mismo artículo hablando la Relaciones Externas del Banco de Alimentos -curioso que no tengan controladores ni inspectores pero sí tengan personal con tan rimbombantes cargos-, y también esta señora afirma que hay picaresca, y va más allá en sus afirmaciones aclarando que ellos piden a las asociaciones beneficiarias a las que dan comida el DNI de todas las personas a las que atienden. Nos preguntamos si el Banco de Alimentos sabe que para poder manejar datos personales en estas asociaciones menores a las que ellos entregan alimentos, dichas asociaciones han de estar al día en la Agencia Española de Protección de Datos. Esto es importante porque según nuestros datos muchas de estas asociaciones menores no están registradas en dicha agencia.

Sea como fuere, nuestros escritos están ahí, los tiene el señor Alcalde, los tienen todos los grupos del Ayuntamiento, los tiene el Subdelegado de Gobierno, los tienen en el Parlamento de Canarias, estamos pidiendo reuniones y acciones urgentes, nada nos dicen, y todo parece estar bien para nuestras instituciones, no importa que haya picaresca, que haya descontrol, que la comida acabe en la basuraque se incite a la juventud a beber alcohol a cambio de un kilo de comida, que se cobre a la gente por comida gratuita y se las humille en charlas absurdas, largas colas en plena calle y otras “colaboraciones voluntarias” por un puñado de comida; tampoco importa que hayamos presentado pruebas que apuntan claramente a que se incumple el Reglamento Municipal de Reparto Gratuito de Alimentos, la Ley de Servicios Sociales de Canarias, la Disposición del Ministerio de Agricultura que regula el reparto gratuito de comida, la Ley de Protección de Datos, la Ley de Bases de Régimen Local, y a poco que miremos seguro que otras tantas disposiciónes y normativas. Nada de esto importa, porque si importara muchas cosas habrían de cambiar, y ellos, nuestros gobernantes no quieren que cambien. 

Alguien en este punto de la historia tal vez se preguntará, ¿por qué tanta insistencia y empeño en denunciar todas estas cosas, total, no es para tanto, si se les da la comida, que más da que se pierda una poca o cómo se las den? A lo que nosotros le diríamos que sí es para tanto, porque se trata de la dignidad, lo que le queda a una persona cuando ya lo ha perdido todo. Si también eso lo pierde, entonces, nada queda ya. Pero hay más, y la cuestión que está detrás de todas nuestras reivindicaciones y denuncias en torno al tema de los alimentos se resume en esta reflexión:

No es posible, no es de recibo, no es admisible, que teniendo Canarias un 33 % de paro, al 35 % de la población bajo el umbral de la pobreza y la cesta de la compra más cara, los peores datos del país con diferencia, se deje el asunto de la alimentación de nuestras familias más precarias, que son muchas, cada día más, en manos de la solidaridad ciudadana y de un puñado de ONG caritativas sin apenas recursos. No es admisible, por muy solidario que sea el pueblo canario, que lo es, que nuestras Administraciones Públicas que son quienes manejan el dinero sigan delegando en otros y mirando para otro lado en este tan grave asunto. 

Dicho esto sólo nos queda seguir en nuestra línea, esperando que más pronto que tarde alguien ponga un poco de cordura y dignidad en este lamentable asunto que a tanta gente afecta en nuestra tierra.

En Santa Cruz de Tenerife, un 15 de noviembre de 2012 – La Plataforma por la Dignidad de las Personas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s